El Ingeniero William Swayne

por Vidal Naveas Droguett

El ingeniero Swayne, se desempeñaba profesionalmente en Potrerillos.

El geólogo ocupó cargos importantes en la Anaconda Company a nivel Sudamericano.

En 1952, le encomendaron efectuar prospecciones que permitieran hallar un nuevo yacimiento capaz de suplir a la mina de “Potrerillos”, cuyas reservas llegaban a su agotamiento.

La “Anaconda”, de la cual dependía la “Andes Copper Mining Company”, propietaria de las pertenencias mineras ubicadas en La Quebrada de las Turquesas, ya habían examinado el sector en 1922.

Existían serias presunciones que había un gran yacimiento, sin lograr obtener las suficientes pruebas. En 1950, prospectan el cerro del Indio Muerto.

En febrero de ese mismo año visitó la zona, Mr. Vicent Perry, Vicepresidente de la “Anaconda”. Venía acompañado de Swayne y otros dos geólogos, Sivensen y Brinley.
Las prospecciones no tuvieron resultados positivos y desde el Indio Muerto, se trasladaron las faenas de búsqueda al sector del Campamento Antiguo y desde allí a Quebrada Turquesa. Los resultados fueron desalentadores.

El 6 de noviembre de 1953, suprimieron el proyecto y prohibieron a Swayne continuar prospectando en el último sector mencionado.
Sin autorización de la Anaconda, William Swayne, a partir del primer día del mes de abril de 1954, se lanza a la aventura.

Su labor titánica, se prolongó por espacio de casi tres meses. Las perforaciones llegaban a 240 metros de profundidad y desde el suelo rocoso calcáreo del Desierto de Atacama, no se obtenían las muestras de óxido de cobre.

Fue el 14 de julio de 1954, tras 250 metros de sondaje, en que Swayne, comienza a obtener las primeras evidencias, al interceptar con la broca 66 metros de sulfuro, con una ley de 2,66 por ciento. Estaba frente del esperado yacimiento que prolongaba la permanencia de Potrerillos, por tal razón fue bautizado como El Salvador.

Mineral El Salvador: El Autocarril

Foto 1: AutoCarril Estación Llanta

Foto 2: Auto Carril, El Salvador Año 2020

A fines de la década de los 60, los autocarriles empezaron a perder competitividad frente a los automóviles que comenzaron a transitar por los caminos pavimentados, inevitablemente el parque de “trackcar” o autocarriles fue desmantelado.

Sin embargo, dos reliquias sobrevivieron, un Buick del 37 que se exhibe públicamente en la Bodega 6 de El Salvador y la “otra joyita” –el más caro en su época-, que ahora es un especializado y eficaz vehículo de emergencia en el Nivel Portal de la Mina Subterránea.

Un moderno motor diesel mueve a este rejuvenecido autocarril, que puede desplazarse en forma autónoma por el sistema de vías para trenes eléctricos de la mina. Gracias a su amplia carrocería, puede transportar una camilla y trasladar rápidamente a las personas hasta la superficie, en caso de emergencias.

Sus finas terminaciones y su elegante tapiz aun se mantienen, y a pesar de ser una digna y valiosa pieza de museo, el Buick 47 sigue “vivito y coleando” como en sus mejores días, cuando era el vehículo preferido de los ejecutivos norteamericanos que manejaban la Andes Copper Mining Company, hoy División Salvador de Codelco.

En el Punto Mamiña

Con balizas y dispuesto a salir en cualquier momento, el autocarril de emergencias descansa en el punto “Mamiña” del Nivel Portal, el más bajo de la mina subterránea y por donde el mineral es sacado en trenes a la superficie para su tratamiento metalúrgico.

En la celebración del Día del Minero del año 2004, el autocarril fue puesto nuevamente en servicio, después de haber estado “encerrado” en una bodega en Llanta por más de 40 años.

Completamente refaccionado, luce orgulloso su nuevo rostro y especiales funciones de ambulancia y vehículo de rescate.

Créditos

Fuente: Nota Revista Andino, abril 2012

Gentileza: imageneselsalvador.wordpress.com