La primera ascensión al volcán Ojos del Salado por una Expedición Chilena

por Vidal Naveas Droguett

8 de febrero de 1956

Con éxito culminó la empresa, que se propuso un grupo de 29 hombres civiles, y militares al mando del capitán René Gajardo, oficial de la escuela de alta montaña del ejército de Chile.

El grupo de deportistas se había propuesto escalar y conquistar, la montaña ojos del salado, el volcán más alto de América, ubicado en la cordillera de los andes, en la frontera de Chile y Argentina.

Los hombres, para la época bien preparados, después de ambientarse y prepararse físicamente, por casi dos meses, iniciaron la peligrosa empresa de escalamiento del macizo andino de 6.893 metros de altura sobre el nivel del mar. la hazaña finalizó cuando, el capitán René Gajardo y algunos de sus hombres hicieron cumbre a las 14.30 horas de ese veraniego jueves, hace ya 60 años. aquel día 8 de febrero, un grupo de chilenos había derrotado a la montaña.

Integraron esa expedición los Tenientes Aranda, Lucares, Sotomayor y garcía; el sargento Zamora, los cabos Godoy, Riffo, Fuentes y Segura. El doctor Larraín, los ingenieros militares Luis alvarado, jorge velastín; los Choferes Juan Soltof, Juan Simken, Waldo Iturriaga y Raúl Araya. Carlos Puente, fotógrafo, Vicente Chiaranda, Camarógrafo, Erick Klohon, Geólogo; y los asistentes Rosende y Miller.

La primera ascensión hizo cumbre el 26 de febrero de 1937, 19 años antes; por los andinistas Jan Alfred Wojszmis y Justin Szczypanskii de nacionalidad polacos.

Esta acción no ha sido tomada en cuenta, porque la expedición extranjera hizo cumbre en un lugar secundario del monte.

El Salado y la Planta Osvaldo Martínez

por Vidal Naveas Droguett

El Salado, es una localidad que fue barrida por el aluvión del 25 de marzo de 2015. No quedó prácticamente nada de sus instalaciones ferroviarias, las que por años – junto a las fachadas de casas de latas y durmientes, fueron la delicia de los turistas – los que en su paso por la angosta calle, con entrada y salida a la vez, tomaban la foto de un autentico pueblo minero.

Famosa es la postal dibujada por Rodulfo Amando Philippi, en su paso por la localidad en el año 1857.

El centro minero, fue descubierto y explotado por el minero Pedro Lujan en 1835 y por ello la calle principal lleva su nombre.

Tiene tanta historia este lugar respecto de la minería que, su fuerte solo es hablar de minas, cerro y pampa; de vetas, veneros y alcances.

Lógicamente ha pasado los vaivenes naturales de la minería, como cuando sus habitantes en el año 1887, tiempo en que el ferrocarril caía en decadencia, por lo cual sus dueños lo iban a vender a don Enrique Bunster, cuya intención era llevarlos a Collipulli.

Los pueblos de Chañaral y El Salado, afectados, exigieron al gobierno la compra del ferrocarril para el Fisco. Acción que se hizo por la Ley del 20 de enero de 1888 y posteriormente su Decreto del 5 de octubre de 1888, por un valor de $350.504.

Así, El Salado pudo sobrevivir – a medias – hasta la llegada de una planta de molienda y recuperación de minerales, implementada por la Caja de Crédito Minero y que hoy lleva el nombre de Osvaldo Martínez Carvajal.

La planta inició sus actividades el 15 de julio de 1929, siendo la mas antigua en operaciones mineras de Atacama.

Sin embargo poco se ha dicho y poco se conoce de la visión del dirigente industrial Osvaldo Martínez Carvajal, del cual ni siquiera una foto existe, y cuando ya lentamente nos acercamos al Centenario de su creación.

Don Osvaldo Martínez Carvajal, nació en Santiago en el año 1886, sus estudios los hizo en el Instituto de Humanidades en Santiago.

Hijo de Ricardo Martínez y Pastora Carvajal. En su largo curriculum minero, fue ayudante de estadísticas en la Sociedad Nacional de Minería, donde comenzó y logró la Dirección General. En su vida alcanzó los mas diversos puestos relacionados con la minería, donde hasta fue Vice Presidente de la Sociedad Nacional de Minería.

Don Osvaldo, falleció el 17 de julio de 1951, y no se la rendido el homenaje merecido.