Iquique en 1969

por Fotos Ochenteras , Carlos Martinez

…El hombre ya había llegado a la luna y Woodstock había coronado con tres increíbles noches el sueño hippie de muchos. Empezaría Enero sorprendiéndonos con una fuerte lluvia ese año, el gran Arturo Godoy haría público su apoyo como candidato a Senador a Juan De Dios Carmona y los poco más de 60 mil habitantes creyeron avistar un ovni en las cercanías del Cerro Dragón; y que no fue más que un neumático en llamas que alguien lanzó desde la línea del tren… 

Era 1969, el sueño Hippie de “La Peli” (una hermosa rubia de lindos ojos) engatusaba a muchos en la Plaza Prat, su discurso se confundía con los versos que Che Carlos regalaba a las chiquillas en día de desfiles mientras que por la Radio Hergatur del Mercado se escuchaba el nuevo éxito de “Los Angeles Negros”… Se dice que desde el “Café O`stadio” salían los mejores Hot Dogs de la ciudad, que los “New Demons” vendían como pan caliente su disco 45 rpm grabado meses antes en Santiago!!, que la “Cine Amor” sacaba lagrimas con sus historias a cuadros y que Las noches Iquiqueñas, esas que sirvieron para inspirar a Adamo a escribir la suya, iluminaban el Camino, el Ragu y el Ludimar. El dial AM en la voz de Hernán Cortez Heredia nos contaba de hazañas deportivas en el tiempo!! y los pocos televisores en la ciudad empezarían a sintonizar un nuevo canal; Luis Jaspard era intendente y un tal Augusto Pinochet lo subrogaba…

Era 1969, se daban inicio a los vuelos entre Santiago e Iquique, un año antes un DC-6 había tenido un aterrizaje forzoso quedando de bruces mirando al mar; se dice que al aeropuerto se llegaba en góndolas y que estas te dejaban casi en la pista misma, que el sonido del motor se confundía con el reventar de las olas en Cavancha, que el Ñato Cortez se enojaba cuando el despegue y aterrizaje de estos “pájaros de aceros” no dejaban escuchar los sones de su Sonora…

Iquique recibía y despedía a muchos desde el Aeropuerto de Cavancha, ese en el cual posaron en Enero de 1969 Ayi Martin, su hermana y una amiga….

Iquique: La pesca del “Boliche”

(Foto: Don Vicente Antica Sutic, un eximio bolichero llevando sus sartas de cojinovas)

…No hubo pescador de la Caleta El Colorado que no se destacara en la pesca del “Boliche”.

Eran hecho de pita, muy frágil en su duración, pero firme al usarse en la captura. Su cordel era de “cabo de manila”, los flotadores de corcho natural y la plomada o peso, de plomo; colocándole algunas veces cadenas de fierro.

Eran los tiempos en que abundaba la cojinova, la de dos por sarta!!; jureles grandes y que algunos llamaban “pavitos” al arrastrar sus colas cuando eran capturados y ensartados…

Iquique se encontraba totalmente abastecido de cojinovas, corvinas, jureles y bonitos; a estos últimos se le sacaban los huevos botando el resto al mar. La historia, esa que suele pasar de voz en voz, cuenta que a fines de la década del 30, Rosendo Zegarra Escobar, un Coloraino de tomo y lomo, se encontraba en la vespertina del Teatro Nacional. Sentado en la galería vio, al comenzar la función, y previo a la película, un noticiario que le llamo la atención.

Miraba atentamente como en el Mediterráneo, un grupo de pescadores con la misma apariencia que tenía el y sus compañeros de caleta, capturaban atunes, enormes atunes, de los que era posible encontrar también frente al puerto de Iquique, con una red que el locutor llamaba “boliche”; diferentes si a la redes que aquí se usaban, de los colgantes, con plomada y corchos y que solo servían para capturar el pescado “amallado”…

Cierto día, y después de varios intentos y burlas de su compañeros por no dar los resultados esperados, Rosendo considero que le faltaba fuerza y velocidad al realizar el encierro por lo que llevó otro falucho de motor a la faena. Este impulsó con fuerza el cordel que cerraba el boliche. Las argollas funcionaron a la perfección, el cordel “corrió” sin trabas, todo fue fluido y la pesca más allá de lo soñado por este Coloraino de tomo y lomo…

Por Fotos Ochenteras, Carlos Martinez, año 2016.

Créditos:

Foto y Textos Gentileza: Libro “Mar Nuestra I ” escrito por Don Juan Esteban Muñoz Silva, Iquique – Chile 2015