Anécdotas de un Ariqueño

por Sergio Gómez Lorca

Antiguamente no existía la normativa en los microbuses de cerrar su puerta mientras estaba en movimiento. Lo que a continuación voy a narrar, ocurrió a mediados de los 70’tas. En esos años era común que la puerta permaneciera abierta, especialmente en verano, incluso nos bajábamos con el vehículo en marcha.

Ocurrió que un día en que íbamos a la playa, un pasajero hizo esta maniobra, se paró en el primer escalón tomado del pasamanos mientras la micro disminuía levemente, dio vuelta la cabeza como despidiéndose del conductor y se lanzó…Solo para quedar incrustado en un poste.

El bus se detuvo inmediatamente y el conductor con algunos pasajeros bajaban rápidamente mientra el resto de mirábamos horrorizados esta tragedia. De un momento a otro todos bajamos para ver al pobre hombre tirado en plena calle sin conciencia (creo que tampoco tenía dientes). Mientras el poste y los cables aún se movían, el conductor y un par de pasajeros lo tomaron como pudieron y lo subieron a la maquina y en la misma lo trasladaron a la posta.

Todos nos mirábamos unos a otros si decir palabra y uno por uno nos encaminamos a pié al balneario….

Que hermosa época.

Tocopilla: Ismael Bugueño

por: Damir Galaz-Mandakovic Fernández

Ismael Bugueño fue un artista autodidacta tocopillano, escultor y modelista a escala de reconocidas obras ubicadas en distintos puntos del plano urbano local.

Muchos dirán, quién fue Ismael Bugueño; para describirlo es mejor nombrar algunas de sus obras más notables: El León, la Virgen del Rincón de Dios, el Moai, las esculturas de Los Dos Leones, el libro de partituras musicales ubicado frente al Liceo Domingo Latrille, entre otras. Todas ellas obras construidas con distintos materiales, siendo la década de 1970 y 1980 el momento de mayor expresión.

Se trató de un Guardia de Seguridad que como artista autodidacta también dedicó sus ratos libres a confeccionar diversos juguetes, dibujos y distintos artefactos para sus hijos y amigos, muchos de esos artefactos fueron construidos con distintos materiales reciclados.

Todas sus obras no llevaron su firma, por ello existe un gran desconocimiento en cuanto al autor. No obstante, muchas de ellas se transformaron en postales típicas del puerto, por ejemplo El Moai, escultura que mirando al oeste dialoga con el Pacifico y constituyó una plazoleta que ofrece una de las mejores panorámicas de la bahía tocopillana.

Otras de sus obras representan iconos de la religiosidad popular, como la Virgen del Rincón de Dios, escultura situada en un cerro y sobre una antigua torre del andarivel (1922) que conectaba la antigua mina La Depreciada y la Compañía Minera.

Otras obras se transformaron en referentes simbólicos para distintos tipos de actividades, por ejemplo El León, obra cimentada por petición del Club de Leones en 1975. Réplica de felino que se halla sobre una gran roca en la entrada norte de Tocopilla. Este León se constituyó como referencia comunitaria para el inicio de marchas y caravanas de distintas motivaciones, especialmente las manifestaciones políticas. En ese León fueron recibidos distintos candidatos presidenciales y personalidades políticas de la nación. Particularmente al momento de la llegada de la democracia se constituyó como referencia de aglomeración para las campañas del plebiscito, para el desarrollo de las primeras marchas, las primeras caravanas, manifestaciones que se extienden hasta el día de hoy.
Ismael Bugueño desarrolló su obra comunitaria que es notoria, pero el hombre fue invisibilizado. En ninguna parte hallamos su nombre. Las esculturas quedaron con un gestor prácticamente anónimo que falleció en el 2015 a los 99 años de edad.

FOTO: Ismael Bugueño con una de sus tantas obras, en la foto luce la réplica de un barco mercante que venian en busca de salitre, barco que lució hasta el año 2007 en el mausoleo de la Sociedad Mutualista de Jubilados y Montepiados de la Caja de la Marina Mercante Nacional- Sección Triomar de Tocopilla.

José Balmes Parramón y su paso por tierras atacameña

por Vidal Naveas Droguett, nota año 2016.

Ante el deceso del pintor nacional José Balmes, de dilatada carrera en nuestro país, tengo que destacar su venida a las tierras atacameñas, en el mes de noviembre del año 2004, donde junto a un grupo de 30 cultores de la plástica, visitaron Copiapó y el puerto de Huasco.

Luego partieron a Carrizal Bajo, en plena temporada del Desierto Florido.
Balmes y el grupo de artistas, admiraron la naturaleza y entre las actividades cumplidas, los asistentes plasmaron la belleza del paisaje en una gigantesca tela.

Tiempo atrás, encontré en una revista de cultura regional de Copiapó, unas notas que hablaban sobre unos óleos que pintó el señor Balmes, junto a otros artistas plásticos de Atacama, los cuales quedaron abandonadas en una bodega de una importante universidad de Copiapó. 

Lamentablemente, no pude encontrar el artículo porque la mencionada revista no tiene un espacio (click-buscar) para encontrar virtualmente esa nota.
Espero, que ahora con la notoriedad que alcanzará el artista Balmes, estas obras sean recogidas y recuperadas para bien de la universidad y comuna.

José Balmes, nació el 20 de enero de 1927, en la localidad de Montesquiu, Cataluña, España, donde vivió su infancia, hasta el estallido la Guerra Civil Española en 1936. En 1939 y tras la victoria franquista, Balmes en conjunto con su familia, se ve obligado a abandonar España, por la militancia de su padre, Damián Balmes, alcalde de la localidad por Esquerra Republicana de Catalunya.
Viaja a Chile en el navío Winnipeg, aceptando la ayuda que el gobierno chileno le dio a los republicanos españoles.

En Chile desarrolló sus estudios secundarios en el Liceo Barros Borgoño y los superiores en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Chile. En el año 1943, el Estado de Chile le concedió la nacionalidad chilena.

Fue discípulo de Pablo Burchard y Camilo Mori, se relacionó entre otros, con la también artista y posteriormente Premio Nacional de Artes, Gracia Barrios, con quien contraería matrimonio el año 1952.

Continuó estando ligado a la Universidad de Chile como Académico (1950-1973) y Decano de la Facultad de Artes (1972-1973).

Junto a Gracia Barrios y otros artistas, conformaron el grupo informalista Signo, con quienes presentaron sus obras en Barcelona, Madrid y París.

Gran parte de su carrera estuvo ligada a la vida política, apoyando activamente el gobierno de la Unidad Popular don Salvador Allende. Tuvo que partir al exilio, se fue a Francia tras el Golpe de Estado, donde continuó desarrollando su carrera artística siendo profesor en la Universidad de París I Panthéon-Sorbonne.

En 1986, Balmes vuelve a Chile, tras lo cual recibiría múltiples distinciones como el Premio Nacional de Artes Plásticas de Chile en 1999, el Premio Altazor el 2002, entre otros.

En el 2012 el documentalista chileno Pablo Trujillo Novoa realizó un documental sobre la vida del artista titulado: Balmes: El Doble Exilio de la Pintura.
Estuvo internado en la Clínica Las Condes por un cuadro de neumonía desde principios de agosto de 2016.

Su fallecimiento el 28 de agosto de 2016, caló hondo entre sus seguidores.

Entre las distinciones logradas están:

• Premio de Honor en el Salón de Alumnos de la Escuela de Bellas Artes (1946)
• Segundo Premio Honorífico a extranjeros del Salón Oficial de Santiago (1948)
• Primer Premio del Salón Oficial, Museo Nacional de Bellas Artes de Santiago (1951)
• Premio de Honor del Salón Oficial de Santiago (1958)
• Premio en la II Bienal de México (1960)
• Mención de Honor en la II Bienal de París consagrada a artistas jóvenes(1961)
• Primer Premio, Mención Pintura, concurso CRAV de Valparaíso (1963)
• Premio Especial, concurso Esso (1964)
• Primer Premio, Mención Dibujo, Bienal Americana de Arte de Cali, Colombia (1971)

Breve Historia de “Illapel”

Illapel, es una ciudad antigua, una de las más antiguas de Chile: fue fundada el 10 de Noviembre 1754 por Don Domingo Ortiz de Rozas bajo el nombre de “San Rafael de Rozas de Cuz Cuz”. Posteriormente fue refundada por Don Ambrosio O’Higgins durante su mandato como gobernador de Chile. Hay comentarios que es la séptima ciudad más antigua de Chile, no obstante tras revisar las fundaciones de nuestro país aquel número se supero con creces sin lograr determinar un número exacto.

En aquel tiempo también era conocida como la Villa los Naranjos, hoy Ciudad de Los Naranjos. En la plaza de la ciudad y algunas calles principales lo naranjos abundaban como árboles ornamentales. Hoy solo quedan algunos en plaza de armas.

En su escudo que de fondo tiene el cerro principal del valle también versa el origen de otra denominación Vicera Mea Aurea que está escrito en latín y significa “Mis vísceras son de oro” que hacen llamar a Illapel “Tierra de Oro y Sol”. No hay que olvidar otra denominación que corresponde Pluma de Oro la cual se supone viene de “Millapel”, aunque también hay literatura que dice que Illapel significa “lugar de proviciones”, ambos serían de origen indígena, entiéndase diaguita, aunque sin seguridad.

Fuente: Tierradeoroysol.blogspot.cl

Iquique en 1969

por Fotos Ochenteras , Carlos Martinez

…El hombre ya había llegado a la luna y Woodstock había coronado con tres increíbles noches el sueño hippie de muchos. Empezaría Enero sorprendiéndonos con una fuerte lluvia ese año, el gran Arturo Godoy haría público su apoyo como candidato a Senador a Juan De Dios Carmona y los poco más de 60 mil habitantes creyeron avistar un ovni en las cercanías del Cerro Dragón; y que no fue más que un neumático en llamas que alguien lanzó desde la línea del tren… 

Era 1969, el sueño Hippie de “La Peli” (una hermosa rubia de lindos ojos) engatusaba a muchos en la Plaza Prat, su discurso se confundía con los versos que Che Carlos regalaba a las chiquillas en día de desfiles mientras que por la Radio Hergatur del Mercado se escuchaba el nuevo éxito de “Los Angeles Negros”… Se dice que desde el “Café O`stadio” salían los mejores Hot Dogs de la ciudad, que los “New Demons” vendían como pan caliente su disco 45 rpm grabado meses antes en Santiago!!, que la “Cine Amor” sacaba lagrimas con sus historias a cuadros y que Las noches Iquiqueñas, esas que sirvieron para inspirar a Adamo a escribir la suya, iluminaban el Camino, el Ragu y el Ludimar. El dial AM en la voz de Hernán Cortez Heredia nos contaba de hazañas deportivas en el tiempo!! y los pocos televisores en la ciudad empezarían a sintonizar un nuevo canal; Luis Jaspard era intendente y un tal Augusto Pinochet lo subrogaba…

Era 1969, se daban inicio a los vuelos entre Santiago e Iquique, un año antes un DC-6 había tenido un aterrizaje forzoso quedando de bruces mirando al mar; se dice que al aeropuerto se llegaba en góndolas y que estas te dejaban casi en la pista misma, que el sonido del motor se confundía con el reventar de las olas en Cavancha, que el Ñato Cortez se enojaba cuando el despegue y aterrizaje de estos “pájaros de aceros” no dejaban escuchar los sones de su Sonora…

Iquique recibía y despedía a muchos desde el Aeropuerto de Cavancha, ese en el cual posaron en Enero de 1969 Ayi Martin, su hermana y una amiga….

Los carros alegóricos, un recuerdo imborrable de mi querido y amado Potrerillos

Una de las actividades que se esperaba con mucha expectación por parte de los habitantes de Potrerillos en las fechas navideñas, unos días antes del 24 de Diciembre, era el flamante desfile por sus calles principales de una decena de Carros alegóricos de muy buena manufactura.

Estos eran confeccionados en su gran mayoría por los mismos trabajadores, señoras e hijos, agrupados en organizaciones deportivas o departamentos de la plantas de la empresa Codelco, los cuales con mucho ahínco participaban de esta inolvidable y noble actividad Navideña.

Recuerdo que se tiraban kilos y kilos de golosinas al aire, que tiempos más bellos aquellos, momentos de unión familiar y amor a mil.

Adjunto algunas set de fotos Potrerillos.

Historia de Pueblo Hundido

En medio de la Quebrada de El Salado, en el extremo Sur del Desierto de Atacama, se ubica la comuna de Diego de Almagro.

Está considerado como un centro neurálgico de la pequeña minería de ese sector. Se encuentra flanqueado por los más grandes productores de cobre de la Región de Atacama: El mineral de El Salvador y el Mineral de Manto Verde, dependiente de Anglo American Chile, la fundición de Potrerillos, la mina Manto Tres Gracias y la Empresa Nacional de Minería, con un centro comprador de minerales en la Planta Osvaldo Martínez, de El Salado, que conforman el bloque extractivo mas importante de Atacama. Generadores de grandes capitales.

Decir algo de su historia resulta difícil, es preocupante encontrar una comuna sin identidad, porque ésta, ha sido cercenada desde el momento mismo en que se convirtió en comuna.

El 2 de Junio de 1972, facultada la Ley N° 17.670 del Gobierno de Salvador Allende Gossens, cimienta las bases para que en adelante sea reconocida como comuna, la localidad de pueblo Hundido.

De ésta manera, Pueblo Hundido pasaba ser Comuna Autónoma, desmembrada del puerto de Chañaral, liberada de las ataduras y lejanía de los diferentes servicios públicos que, estaban en la cabecera del Departamento, distante 63 kilómetros.

La Ceremonia de Inauguración de la Comuna, que se llevó a cabo el 20 de Agosto de 1972, con la presencia del Intendente Roberto Raúl Turres, el Gobernador de Chañaral, don Joaquín Blasco, parlamentarios de la zona y un destacamento del Regimiento de Ingenieros N° 1 Atacama, encabezados por su comandante don Manuel de la Fuente Borges.

Finalizó la ceremonia con un gran desfile en el ex Estadio de Fútbol, donde participaron todas las fuerzas vivas de la nueva comuna. Presidió la ceremonia por designio del Presidente Allende, su Primer Alcalde, el ciudadano Florencio Vargas Díaz.

Esta foto es de los inicios del pueblo.

Pueblo Hundido – presumiblemente – puede ser el nombre que haya dado Diego de Almeida a este paraje, nadie lo puede certificar, puesto que se reconoce como el cateador que descubrió la mayoría de los asentamientos mineros de esta zona, así como de la costa de Chañaral, Caldera y sus interiores.

Primitivamente, asociado a algún tambo indígena, por su cercanía a la Aguada de los Chañares, Gerónimo de Bibar en su “Crónica y relación copiosa y verdadera de los Reynos de Chile” MDLVIII Dice – “Caminando como dicho habemos, allegaron a un río chico que corre poco agua le llaman los indios Anchallulla, que quiere decir gran mentiroso”…”Caminando por sus jornadas llegaron mas adelante, a otro río pequeño…Es cosa admirable que, en tanto que esta agua corre, es clara como he dicho y tomada en vaso de plata o de barro, sacándola de su corriente, se cuaja y se hace sal tan blanca como el papel…” 

El Río de la Sal o Río Salado aparece en los mapas desde inicios del Siglo XVII, uno de los más completos fue hecho por Andrés Baleato en 1793 por imposición del Virrey del Perú, Francisco Gil y Lemus, allí aparecen los nombres del Juncal, Juncal Alto, Cerro de la Sal, Chineral Alto, Estero de Doña Inés, Puerto y Estero del Chineral, Caminos Reales y Caminos poco Frecuentes. Otros mapas como el de Amado Pissis, sitúa a Pueblo Hundido como una aguada en 1877.

Don Ricardo E. Latchman, (entre otras nominaciones, Miembro de Royal Antropological Institute of Great Britain, notable antropólogo chileno en su libro: Los Changos de las Costas de Chile – 1910 Imp. Cervantes – reafirma la teoría de que los indígenas de la costa tenían estrecho contacto con los naturales del interior. “De vez en cuando reciben del interior maíz, trigo, ají, fréjoles u otros productos de la tierra en cambio por pescado seco y salado.

En algunos puntos donde la vegetación es raquítica mantienen pequeñas majadas de cabras, tropitas de burros y/o llamas para transportar sus productos.
Entonces el asentamiento indigna era compartido por la necesidad del agua que ha decir de los historiadores, había en gran cantidad.

En 1853 Rodulfo Amando Philippi, botánico y explorador hace un recorrido por el Desierto de Atacama contratado por el gobierno de Chile, durante su viaje desde San Pedro dibujó los principales centros mineros de Atacama. Entre las 27 láminas que publicó, se destaca una del mineral de Tres Puntas y otra de un establecimiento de El Salado.

En los informes sobre el Estado de la Minería en la Provincia de Atacama, publicado en 1865 se hace mención a las siguientes minas de Pueblo Hundido: Doña Inés Chica, Juncal, Indio Muerto, Cerro Negro, Chivato, Chañarcito, Carrizalillo, San Pedro, Manto Tres Gracias y La Florida.

La Florida, su descubrimiento lo hizo el minero Ramón Araya Sierralta el 9 de Julio de 1873.(Caminó por tierra hasta Caldera, luego en ferrocarril a Copiapó, donde hizo el denuncio el 29 de Julio en la Subdelegación de Copiapó.
Estaba en la zona de Chañaral, don José Victorino Lastarria, quien escribió un artículo dedicado a don Andrés Bello, desde el mineral de la Florida en Noviembre de 1873.
Roberto Hernández C. en su libro Juan Godoy o el descubrimiento de Chañarcillo 1932, hace un listado de minas y Pueblo Hundido figura con 60 habitantes y el Salado 196 de acuerdo al censo del 19 de Abril de 1875.

por Vidal Naveas Droguett

Iquique: La pesca del “Boliche”

(Foto: Don Vicente Antica Sutic, un eximio bolichero llevando sus sartas de cojinovas)

…No hubo pescador de la Caleta El Colorado que no se destacara en la pesca del “Boliche”.

Eran hecho de pita, muy frágil en su duración, pero firme al usarse en la captura. Su cordel era de “cabo de manila”, los flotadores de corcho natural y la plomada o peso, de plomo; colocándole algunas veces cadenas de fierro.

Eran los tiempos en que abundaba la cojinova, la de dos por sarta!!; jureles grandes y que algunos llamaban “pavitos” al arrastrar sus colas cuando eran capturados y ensartados…

Iquique se encontraba totalmente abastecido de cojinovas, corvinas, jureles y bonitos; a estos últimos se le sacaban los huevos botando el resto al mar. La historia, esa que suele pasar de voz en voz, cuenta que a fines de la década del 30, Rosendo Zegarra Escobar, un Coloraino de tomo y lomo, se encontraba en la vespertina del Teatro Nacional. Sentado en la galería vio, al comenzar la función, y previo a la película, un noticiario que le llamo la atención.

Miraba atentamente como en el Mediterráneo, un grupo de pescadores con la misma apariencia que tenía el y sus compañeros de caleta, capturaban atunes, enormes atunes, de los que era posible encontrar también frente al puerto de Iquique, con una red que el locutor llamaba “boliche”; diferentes si a la redes que aquí se usaban, de los colgantes, con plomada y corchos y que solo servían para capturar el pescado “amallado”…

Cierto día, y después de varios intentos y burlas de su compañeros por no dar los resultados esperados, Rosendo considero que le faltaba fuerza y velocidad al realizar el encierro por lo que llevó otro falucho de motor a la faena. Este impulsó con fuerza el cordel que cerraba el boliche. Las argollas funcionaron a la perfección, el cordel “corrió” sin trabas, todo fue fluido y la pesca más allá de lo soñado por este Coloraino de tomo y lomo…

Por Fotos Ochenteras, Carlos Martinez, año 2016.

Créditos:

Foto y Textos Gentileza: Libro “Mar Nuestra I ” escrito por Don Juan Esteban Muñoz Silva, Iquique – Chile 2015

Sobre los orígenes de Flamenco

por Vidal Naveas Droguett

Flamenco es el nombre de un sector y playa, que se encuentra en la Región de Atacama, distante a 32 kilómetros al Sur de Chañaral y a 60 kilómetros de Caldera. Unidos por la Carretera Panamericana, Ruta 5 Norte.

Tiene conexión directa con la mina Manto Verde y la localidad de El Salado, a través de las carreteras C261, C225, C209, y por caminos carreteros históricos con Inca de Oro y Tres Puntas.

También está unida interiormente, por una carretera de trece kilómetros con los Balnearios de Porto Fino y Villa Alegre.

Flamenco, según el Diccionario de la Lengua española, lo podemos ocupar como sinónimo de las palabras: chulo, lindo, bonito, gracioso.

Es probable que la denominación de Flamenco, a la bahía, le haya sido dada por los encomenderos españoles, los cuales vivieron en el lugar en el siglo XVII. En las cercanías explotó minería don Francisco Cisternas Carrillo y sus descendientes.

Flamenco, desde tiempos milenarios fue una caleta de Changos, fue surtidora de congrios y mariscos salados para la extensa minería existente en el interior. En sus proximidades están varios conchales y cementerios indígenas, los que han sido sobrepasados por el tiempo y los huaqueros ocasionales.

En el año 1825, la Bahía de Flamenco, fue oficializada por el gobierno de Chile, para convertirlo en un proyecto portuario, para embarcar minerales.

En efecto la Compañía Inglesa de Minas que, trabajaba minas en todo el despoblado de Atacama, y cuyo presidente era don Mariano Egaña, Ministro Plenipotenciario de Chile, en Londres, en el año 1825 entró con todo empuje en la inversión de capitales, para labrar minería en todas partes, comprar minas, despachar expediciones de cateo, y denunciar por medio de sus agentes instalados en la región: Alejandro Delon, Martin Thomas y el perito ensayador don Rafael Esbry, todas aquellas minas y asientos mineros abandonados de plata, oro y cobre.

Aquí aparecen varias minas que descubrió don Diego de Almeida, como las tres vetas de cobre en la Sierra de las Ánimas, entre Chañaral y Flamenco.

Flamenco, actuó como puerto de embarques menores, donde se comunicaba por caminos carreteros con Chañaral de las Ánimas, Obispito, Montecristo, Tres Puntas, Chimberos y el Mineral de Oro del Inca.

En 1857, el alemán Hugo Janequel, explotó minas en este sector, lo que dio nacimiento a varios poblados entre ellos la Caleta de Flamenco.

En el año 1883, se solicitó formalmente al gobierno, la habilitación de Flamenco como puerto de embarques. El ingeniero Francisco San Román San Román, profesor del Liceo de Hombres de Copiapó, fue comisionado para este efecto. El gobierno le había encargado re-considerar las fronteras nacionales y departamentales. San Román desechó esa posibilidad e hizo prevaler su teoría de fronterizar el país por medio de las Hoyas Hidrográficas, por sobre las altas cumbres.

Por lo tanto, Flamenco quedó fuera del Departamento de Chañaral y fue omitido de esa opción, ya que no hubo interés de parte de otros departamentos de insistir en el proyecto.

Flamenco, en el tiempo de bonanza de los minerales de Tres Puntas y El Inca, distantes a 90 kilómetros aproximados, desde principios de Siglo XX, se convirtió en el destino preferido de aquellos mineros que, con sus familias viajaban en carretas a disfrutar de los mariscos y pescados al litoral. Con el tiempo fueron habilitados algunos caminos desde los centros mineros como Inca de Oro, Pueblo Hundido, Salitrosa y Chañarcito.

Las delegaciones cada vez fueron mayores, con la llegada de los vehículos folleques se trasladaban familias completas a gozar de unas merecidas vacaciones, o conocer la playa, quienes nunca habían visto el mar.

En Flamenco, a partir del año 1963, sus habitantes de hoy, iniciaron una agresiva construcción de viviendas, avaladas por los gobiernos pasados que abogaban por la ocupación de territorios, pues Chile era de todos los chilenos. Surgió el cooperativismo y las Juntas Vecinales, todo el mundo pudiente, incluso autoridades de la época, marcaron su territorio para una segunda vivienda, como ha ocurrido en Chile, desde tiempos inmemoriales.

Esta iniciativa dio paso a una masiva concurrencia de habitantes de la Provincia de Chañaral, que no tenían donde vacacionar, puesto que la playa grande del puerto se había convertido en un peligroso lodazal, producto del empantanamiento por los concentrados minerales lanzados al mar.

Flamenco, a pesar de tener una de las playas más lindas de Chile, no ha sido considerado por Sernatur como destino turístico, ni por Bienes Nacionales como lugar de inversiones. No hay mención en el libro Hanantu, (Descubre la Arena, idioma Kunza), publicado por Corfo, en el año 2012, (libro dedicado exclusivamente a las playas de Atacama)

En las fotos: 

Los empleados y obreros sindicalizados del mineral de El Salvador y Potrerillos, levantaron las primeras viviendas para que los trabajadores pudieran pasar días de vacaciones en el litoral chañaralino.

Llegada de las familias a recrearse, viajando en los recordados buses Incabus.

Mineral Margarita de Astillas

por Bernardo Villegas

Ubicado a 40 kilómetros al norte de Freirina, se esconde entre llanos y cerros en medio del desierto.

Cobre, oro y plata era lo que se extraía de este abundante mineral, llegaron habitar más de 750 personas, en este yacimiento llego haber escuela, canchas de tenis, fútbol y básquetbol.  También existió una iglesia, teatro y consultorio.

Hacia 1956, la Sociedad Capote Aurífero de Freirina, adquiere las pertenencias de Astillas. A partir de 1959, una vez que se agota el mineral de Capote, empieza en Astillas la instalación de faenas y la edificación de una planta procesadora de minerales.

La empresa comienza la explotación a gran escala de la mina “Santa Margarita”, para lo cual monta toda una infraestructura operativa que es complementada con dotación íntegra de personal que en poco tiempo empieza a entregar producción.

Astillas fue explotada, en los tiempos modernos, por la empresa de la familia Callejas Zamora hasta 1970, fecha en que empezó a ser administrada por una filial de la Empresa Nacional de Minería, lo que ocurrió hasta 1973.

Muchas personas trabajaron por décadas en el mineral y numerosas familias se formaron en este lugar. Conversar con ellos, es hacerlos recordar una época interesante de su existencia.

Hoy la propiedad pertenece a la familia Luksic, quienes conservan la mayoría de las instalaciones.

Fue un importante mineral productor de cobre en la época colonial que en conjunto con otros centros mineros de la zona, dieron fama y riqueza a mineros y empresarios, en diferentes siglos de nuestra historia.

Según se señala en el libro “Huasco de Cobre” del investigador Oriel Álvarez Gómez, en el Tribunal de Minería de 1789 y 1802, aparece como dueño de Astillas, el minero Isidro Aracena, quien fue uno de los primeros en explotar cobre del sector de Carrizal alto.

En el año 1845 existía en Astillas una fundición de cobre de propiedad de los descendientes de Gregorio de la Cuadra.

En 1885 cobran importancia las minas de Astillas, Coquimbana y La Negrita, productoras de cobre y manganeso ya que se extendía hasta el lugar un ramal ferroviario desde Canto del Agua.

Astillas fue explotada, en los tiempos modernos, por la empresa de la familia Callejas Zamora hasta 1970.